Vendrán más primaveras, hasta que Porta se vaya

Este domingo 24 se realizará una nueva edición del festival “Primavera Sin Porta” en la Plaza Veteranas de Malvinas de barrio Inaudi. Para quienes no conocen el festival, es una combinación cálida entre un día de feria, actividades al aire libre, arte, música y festividad barrial. Un festival comunitario impulsado por V.U.D.A.S.-Fuera Porta para denunciar la impunidad de una empresa que hace 12 años viene causando estragos en la zona sur de la ciudad. Hace unos días visité algunas vecinas en San Antonio para charlar. En esta nota de opinión, algunas cuestiones sobre estas 12 primaveras después.
Diego Dozo, artista de barrio San Martín, en la actividad de presentación del “Informe socioterritorial de los daños a la salud” y el cómic “Un monstruo en mi barrio”, en el Museo de Antropología. 3/4/2023. Foto: JCC/Enfant Terrible.

Este domingo se llevará a cabo una nueva edición del festival “Primavera Sin Porta”, una movida barrial que busca que al menos, una vez al año, vecinos y vecinas, profesionales, artistas, estudiantes, infancias, madres, padres, y quien desee llegarse, se reúnan para hablar sobre la situación de la empresa Porta Hnos. Así que, la primera intención de esta nota es invitar: habrá muraleada, títeres, murgas y comida.

  • La convocatoria es a las 10:00 horas, en la Plaza Veteranas de Malvinas, bautizada así hace poco por sus vecinos y vecinas de barrio Inaudi (en este link la ubicación: maps.app.goo.gl/pYxD7SWYQw8AYsky9).

También se presentarán dos insumos, ya compartidos en ediciones anteriores: un “Informe socioterritorial de los daños a la salud y el cómic “Un monstruo en mi barrio. 10 años de lucha por justicia ambiental”. Esta instancia será distinta para la presentación, ya que ahora escucharán sobre estos dos trabajos personas de la zona donde está ubicada la empresa, tal vez incluso algunas que trabajan en ella.

Dato de color: la “Primavera Sin Porta” del año pasado no se realizó en un barrio cordobés, ya que se organizó un viaje hacia la Corte Suprema de Justicia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para que la causa que estaba paralizada, pueda avanzar (aquí una crónica de aquel viaje). Ese objetivo se logró y según V.U.D.A.S., es probable que este año pueda haber un nuevo fallo del máximo tribunal. Aunque, como siempre, la incertidumbre la otorga la voluntad de los jueces, que ni siquiera viven aquí.

Cómic e informe, dos insumos realizados durante la pandemia del Covi-19 por V.U.D.A.S.-Fuera Porta. Foto: JCC/Enfant Terrible.

¿Cuántas primaveras nos quedan, y cuántas nos faltan?

Hace ya 12 primaveras que la empresa etanolera Porta Hnos. es denunciada por la contaminación que provoca en los barrios que tiene alrededor. Después de dos estudios genotóxicos muy caros, realizados en laboratorio, que debieron ser costeados por la propia organización V.U.D.A.S.-Fuera Porta, se comprobó que los gases que emana la empresa producen daño genético en niños y también en personas adultas mayores de cuarenta.

El pasado sábado, en el marco de una investigación académica, visité la casa de una de las vecinas para reunirme con tres de ellas en barrio San Antonio. De la empresa nos separaba una pared y afortunadamente, como ese día el viento soplaba desde el sur y se llevaba el olor en sentido contrario, pudimos aprovechar la tarde al aire libre en el jardín, disfrutando de las plantas, comida y mates. Un momento de calma y sin pestilencia que permite comprobar lo lindo que es habitar este barrio. Normalmente no es así. El olor insoportable es prácticamente cotidiano y cuando no le toca a una, le toca a la otra: “Ah pero porque no sentiste para el lado de casa, ¡está terrible!”, decía otra vecina que vive más hacia el oeste.

En la reunión, las vecinas arrojaron algunos comentarios muy preocupantes (como si ya la situación que padecen hace 12 años no lo fuera). Cito textual: “falleció hace poco, ¿el año pasado fue? Ese chico de 28 años… gente joven, en Inaudi, falleció, estamos hablando ni siquiera gente grande, gente joven con leucemia. Y han aparecido nuevos cánceres. Son gente joven. Entonces, vos me decís, y comienzan a decir 'bueno, a lo mejor...' y ponen en duda, pero es gente joven. La gente joven que son los que tienen más expectativas de vida. Entonces, no son lugares habitables”.

Vecinas de V.U.D.A.S. en la actividad de presentación del “Informe socioterritorial de los daños a la salud” y el cómic “Un monstruo en mi barrio”, en el Museo de Antropología. 3/4/2023. Foto: JCC/Enfant Terrible.

La situación en esta parte de la zona sur es muy grave, no sólo porque lo dice una, o dos, o tres vecinas, sino porque lo vienen diciendo desde el inicio de la causa decenas de estudios que realizan profesionales de la Biología, la Toxicología y la Medicina, pero también de la Psicología, la Sociología, la Geografía, incluso el Cine y también las investigaciones periodísticas, y más, mucho más. Todo el material está recopilado y lo posee el equipo que confeccionó el Informe socioterritorial de los daños a la salud que ya se presentó en el Museo de Antropología. Todo ordenado, clasificado y listo para ser arrojado ante cualquier duda acerca de la contaminación de la empresa (visual, auditiva, aérea-respiratoria, dérmica, ocular).

Sin embargo, hasta ahora nada alcanzó para el Gobierno Municipal, Provincial y Nacional, que hasta ahora han permitido la permanencia de la empresa. Ni Ramón Mestre, ni Martín Llaryora, ni tampoco ahora Daniel Passerini, han dicho nada sobre la contaminación, el daño genético o la pésima ubicación de la fábrica. Menos ha dicho Juan Schiaretti, que hoy se ocupa de su candidatura presidencial, hablando de los negocios “verdes”, que de verde sólo puede hablar de los dólares que necesita para pagar la deuda de la Provincia.

“A nosotros nos tocó luchar para poder respirar”

Las vecinas de V.U.D.A.S. y la red de personas que es la asamblea “Fuera Porta”, son las únicas que se mantienen denunciando que hay daño genético en un radio de un kilómetro, incluso hacia el sur, en línea recta de la empresa, donde la pluma de contaminación no es directa, ya que ésta va hacia el suroeste. Pero, ¿qué pasará entonces en Villa El Libertador, uno de los barrios más poblados de la ciudad, hacia donde se ha comprobado que gira, de manera directa, la deriva de contaminación de la empresa?

Foto: JCC/Enfant Terrible

Ahora las vecinas denuncian nuevas enfermedades asociadas (cánceres, malformaciones, leucemia, abortos espontáneos, enfermedades oculares y dérmicas) como ya se ha dicho desde el principio, a los efectos que produce la empresa. Con ello, la producción no sólo de nuevas muertes, de vidas más cortas:

“En el barrio, lo que dice la Rosa, murió mucha gente que tal hubiera vivido más, Olivia hubiera vivido más, los niños, los bebés. Tal vez los abuelos vos decís 'bueno, de algo todos nos vamos a morir', pero que tengamos una muerte natural y no una muerte provocada, porque eso es parte de la injusticia y la búsqueda de justicia que nosotras andamos también. Nosotras vamos detrás de la justicia ambiental que involucra eso, que te dejen vivir con los derechos a una vida”.

El estado no investiga, no se interesa, hace como si nada pasara, ni la Secretaría de Ambiente, ni el Ministerio de Salud de la Provincia, ni para arriba ni para abajo se hacen presentes para buscar una solución. A la vez, el tiempo y los recursos, son cada vez más escasos:

“Nosotras queremos recomponer el espacio para que no nos tengamos que ir, para que sea un lugar habitable y para que continuemos nuestro proyectos de vida. Yo insisto en que la felicidad de una persona, radica en que pueda lograr proyectos de vida, pero nosotros estamos en el tiempo pensando en una lucha (...). Tenemos que estar todos los días reuniéndonos para ver cuántos pesos tenemos, o cuántos pesos nos alcanzan, cuantos murales hacemos y la agenda, y a dónde vamos. Osea, lo nuestro, si bien parece una militancia en realidad es una defensa, porque nosotras no nacimos militantes, nosotros nacimos en un espacio en donde nos tuvimos que hacer defensoras, esa es la reconversión que tuvimos que hacer de nuestras vidas. Tuvimos que cambiar por completo, no porque nos gustó y dijimos 'ah, no tenemos otra cosa que hacer', ¡no! A nosotros nos tocó luchar para poder respirar.

Licenciado en Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba. Catamarqueño como Walter Olmos y Felipe Varela.

Te puede interesar

La Universidad Provincial lanza nuevas tecnicaturas en el marco de su regionalización

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.