Las Madres de Ituzaingó Anexo y un libro para el futuro

El Grupo de Madres de Barrio Ituzaingó Anexo publicará su libro de memorias y experiencias, a 21 años del comienzo de su lucha contra las problemáticas ambientales que afectaron al barrio cordobés: “que sirva para la educación, de ahí tiene que venir un cambio”

La lucha de las Madres de barrio Ituzaingó Anexo tiene más de 20 años. Algunos todavía éramos niños cuando estas amas de casa salieron a plantar bandera, generaron conciencia y marcaron un precedente internacional: en nuestros barrios no se fumiga más.

A lo largo de los 20 años, las Madres han conquistado derechos. Nada más y nada menos. Comprobaron que los agroquímicos destruyen el cuerpo, que generan malformaciones, leucemia, cánceres, abortos; y lograron que no se fumigue más alrededor de los barrios de Córdoba; pusieron en valor la salud de Ituzaingó Anexo -un histórico barrio obrero- y que se fortalezca el centro de salud, el mismo que hoy habitan con junto a profesionales y otras mujeres del barrio.

Después de tanto tiempo, decidieron compartir su historia a través de un libro, un deseo que logró ser materializado y que seguramente servirá a estudiantes, docentes, militantes, profesionales, o para cualquiera que desee aprender de su experiencia de vida.

Aunque, como el papel tiene un costo alto en Argentina, debido a los precios que imponen los monopolios, las Madres y sus colaboradoras decidieron sacar una preventa para poder costear la publicación.

El precio es de $4500 y se podrá pagar hasta el 10 de noviembre.
Se puede pagar por transferencia al ALIAS: Ricky.2022

Vita Ayllon es una del grupo de Madres; está desde el principio y todavía vive en la casa y en el barrio por el que peleó para no ser envenedada. Mientras habla con Enfant Terrible toma los primeros mates de la mañana, cuenta acerca del libro y habla sobre la importancia de los derechos, una palabra que hoy se pretende hacer sentir ajena en ciertos sectores de la política tradicional.

Aunque, para Vita y las Madres, “tenemos derechos a la salud, a la educación, derecho a alimentarnos. Lo que nosotros estamos haciendo es que se respeten. No solamente sobre el ambiente”, por eso, el libro busca “formar conciencia, porque como mujeres hemos aprendido que esos derechos hay que defenderlos, y a dejar un camino, para que otras personas lo sigan, para que no piensen que somos amas de casa y estamos locas, no. Somos personas capaces de hacer muchas cosas. Creo que, lo que las mamás hemos hecho, es concientizar, sobre todo”, añade Vita.

“Todos los derechos conseguidos son a través de las luchas, nada se regaló”.

La iniciativa del libro que presentarán en diciembre, luego de 2 años de trabajar con docentes y estudiantes, tiene la impronta de concientizar a través de la historia, para que, el día de mañana, más personas emprendan este camino: “empezamos con la idea de que sirva para la educación, creemos que de ahí tiene que venir un cambio. Hay un peligro afuera, hay necesidad de que el médico sea preparado para esta nueva problemática, hay un veneno suelto en la calle y alguien lo tiene que controlar”.

Las Madres de barrio Ituzaingó iniciaron las rondas en la Plaza San Martín imitando a las Madres de Plaza de Mayo; en lugar de pañuelos utilizaban barbijos, como símbolo del envenenamiento. También las llamaron “locas”

Pasado y presente de lucha

La primera presentación del libro, adelanta Vita, se realizará en el centro de salud del barrio, un espacio muy significativo para esta historia, ya que: “se logró a través de la lucha esta, porque cuando empezamos no teníamos ni un médico y gracias al grupo de Madres vino el primer médico, la primera enfermera”. Además, rescata la importancia que tiene actualmente, donde todos los lunes trabajan con un grupo de mujeres, con la psicóloga y la fisioterapeuta, generando espacios de encuentro y actividades barriales.

Lo que siguen haciendo las Madres en el barrio al día de hoy, es una continuidad de la lucha que emprendieron a principios de los 2000, mientras siguen problematizando sobre las necesidades en el territorio. Por ejemplo, el crecimiento demográfico hace que la zona sur se expanda, pero al mismo tiempo, el centro de salud de Ituzaingó Anexo no se ha fortalecido con más profesionales, por lo que son reclamos que se reactivan y toman vigencia, con la salud en deuda de manera constante.

“En esta lucha hay amor”

Por último, Vita comparte algunas reflexiones que tienen que ver con su historia y por ende, con lo que el libro busca reflejar. Dice que para ella vivimos tiempos donde prevalece el odio, lo que nos está afectando y destruyendo como sociedad, algo que hay que revertir.

“Hay que revertir el odio, porque últimamente se ha hecho una campaña de odiarnos unos con otros. Entonces -para algunos-un pobre no tiene que comer porque no tiene derecho ni siquiera a eso, que el país está mal por los pobres y no por los ricos”, dice la Madre. En este sentido también es que ellas plantan semillas, para el día de mañana sembrar solidaridad:

“Con la mayoría de las mujeres nos comprometimos con el otro, formamos parte de un mundo, nos encontramos con un problema y no pasamos de largo. Dijimos 'esto pone en riesgo la vida de nuestros hijos, de nuestra gente, de la gente en común' y salir a decir: me duele lo que pasa. El amor, en esta lucha hay amor, porque hay que querer, para poder destinarle tiempo, porque acá hay mucho tiempo”.

“Si nosotros hubiéramos dicho bueno, 'están fumigando, a mí no me va a pasar, me quedo sentada en mi casa', quizás hoy no estoy hablando con vos”.

Foto de portada: créditos a quien corresponda.

Licenciado en Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba. Catamarqueño como Walter Olmos y Felipe Varela.

Te puede interesar

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.