Dinamitar todo: La derecha en busca de la hegemonía

La dolarización económica, la obligatoriedad educativa, la salud pública o el alquiler de vientres son algunos de los debates que la extrema derecha argentina ha ido imponiendo en la agenda pública. Algo más allá del discurso disruptivo y atrasado se esconde detrás del sistema de ideas "libertarias". En medio de la peor corrida bancaria en años, la construcción de un nuevo sentido común tiene mucho que ver con las alianzas internacionales que la ultraderecha ha sabido tejer.
Javier Milei junto al hijo del genocida, Ricardo Bussi en Tucumán. Imagen: Atilio Orellana

El desafío político que encarna la extrema derecha en su versión local, trae aparejado un debate ideológico al que no siempre se le presta la debida atención. El pantano en el que nos sumerge la discusión sobre la dolarización de la economía o la obligatoriedad en la educación primaria y secundaria, es un síntoma de la ventaja que van ganando las fuerzas ultraconservadoras en esta disputa simbólica.

Debates saldados hace décadas -e incluso siglos- reaparecen con una pátina de modernidad y disruptiva ideología fresca. La batalla cultural que proponen los llamados libertarios arrancó disputando el significado mismo de la libertad y sus alcances, desligada de cualquier responsabilidad y continuó dinamitando los consensos democráticos duramente conquistados en las décadas pasadas. El concepto de justicia no está ni se lo espera.

Algo más allá del revisionismo negacionista de la última dictadura militar subyace en el mundo de la ideología dizque libertaria. El principal ideólogo de la fuerza que conduce Javier Milei ha sido siempre Agustín Laje, que se comporta como un intelectual orgánico gramsciano más parecido a Ferdinand Celine pero con peor pluma. Lejos de los focos de la arena política, el cordobés propone ángulos y da letra a los discursos que atacan a todo el que se oponga al programa político que se viene.

En paralelo, es la Fundación Atlas -un lobby internacional cuya red se extiende por todo el mundo-, quien aporta los fondos, recibidos de petroleras como Exxon y de tabacaleras como Philip Morris, y aporta los contactos necesarios para que las fuerzas ultras seduzcan a los dueños del capital. Prueba de esto es el acercamiento de grandes empresarios del círculo rojo a Milei tras el Foro Llao Llao.

La corrida bancaria de los últimos días aceleró el proceso de acercamiento. Desde hace varios días, varios operadores libertarios aseguran que entablaron un diálogo fluido con empresarios de elevado perfil como Eurnekian y Eskenazi.

Colonia sí

Pero volvamos al terreno de las ideas. El derrotero ideológico de la ultraderecha Latinoamericana se ha ido acomodando paulatinamente bajo la férula de la autodenominada Iberosfera, una categoría inventada por la extrema derecha española encarnada en el partido Vox.

Esta alianza estratégica que convoca a las derechas reaccionarias de Chile, Argentina, Bolivia y México entre otras, busca reconstruir la relación colonial entre el Reino de España y sus antiguas colonias, bajo el pretexto de la "herencia cultural común".

La idea de esta Iberosfera es impulsada por un think tank llamado Fundación Disenso, tiene como objeto "luchar contra los regímenes totalitarios de inspiración comunista" de Latinoamérica e "impulsar el potencial geopolítico" de la región. Es decir, construir un consenso hegemónico que permita a Europa y más concretamente a España apropiarse de los recursos naturales de sus ex colonias.

Periodista y fotógrafo. Edito, escribo y leo. No siempre en ese orden.

Te puede interesar

La Universidad Provincial lanza nuevas tecnicaturas en el marco de su regionalización

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.