Puelmapu parte 2: Elías Garay y el dolor comunitario

Martín Cruz Feilberg y Diego Alejandro Ravasio fueron condenados a 12 y 5 años de prisión, respectivamente, por el asesinato del joven mapuche Elías Garay. La Lof Quenquentreu demostró tener razón, aunque no se juzgaron a los autores intelectuales del crimen. Mientras tanto, “la comunidad sigue atravesada por ese asesinato”
Foto: Denali DeGraf

El 21 de noviembre de 2021, el joven mapuche Elías Garay era asesinado por Martín Cruz Feilberg y Diego Alejandro Ravasio, tras ingresar a la Lof Quemquemtrew (Cuesta del Ternero) en proceso de recuperación ancestral. Otro joven mapuche, Gonzalo Cabrera, era herido gravemente en el mismo episodio, logrando sobrevivir. El episodio sucedió tras 54 días de cerco policial montado por el Gobierno de Río Negro, que permitió la entrada de los sujetos armados, vinculados al empresario Rolando Rocco.

Luego de más de dos años del suceso, finalmente se conoció la sentencia contra ambos responsables, quienes en principio habían afirmado actuar en defensa propia, versión que fue desmentida por la propia Fiscalía.

Quien disparó el arma y dio muerte a Elías fue Ravasio, condenado a 12 años por homicidio y tentativa de homicidio agravado por uso de arma de fuego; Feilberg, quien es responsable de homicidio culposo y lesiones graves culposas agravadas, le corresponden 5 años de prisión.

En la lectura del veredicto se tuvieron en cuenta como agravantes que la salud física y psíquica de Gonzalo Cabrera quedó afectada desde el mismo episodio juzgado; además, las consecuencias negativas sobre Nadia Silveira, testigo en el caso y pareja de Elías.

El fallo será apelado por la defensa y de esta manera se prorroga la presión preventiva de los acusados.

En diálogo con Soraya Maicoño, integrante del Lof Quenquentreu, conversamos sobre la situación del territorio, Gonzalo Cabrera y el impacto de la muerte de Elías en la comunidad.

“Gonzalo no está bien, no quedó bien físicamente y está en una situación de estrés post traumático, entendiendo de alguna manera que fue sobreviviente, que pudo haber muerto, tiene un cuerpo fuerte que pudo asimilar dos disparos de bala”, explicaba Maicoño. “Por otro lado, Nadia, quien era pareja de Elías, también sufre consecuencias por el asesinato del joven, lo cual se evidencia en episodios de epilepsia que se fueron intensificando cada semana, por lo que se encuentra con tratamiento neurológico”, añadió.

“La comunidad sigue atravesada por ese asesinato, las consecuencias se siguen sintiendo, a pesar de que haya sido hace más de un año y meses del acontecimiento”.

Tal como abordamos en otra ocasión, las consecuencias de las muertes por represión no repercuten de igual manera que otras muertes, ni en los barrios populares de la periferia, ni en las comunidades mapuche que habitan los campos. En el caso de estas últimas, Soraya explicaba que “las consecuencias también están vinculadas a una espiritualidad, y más allá de que podamos tener una espiritualidad fuerte de dónde agarrarnos, como personas no es fácil de sobrellevar estos últimos asesinatos en el marco de conflictos territoriales mapuche. Te hablo de Elías, Gonzalo, de Rafael Nahuel y Santiago Maldonado”.

“En cinco años se cobraron la vida de tres personas y por poco de cuatro, son tres comunidades atravesadas por asesinatos, porque el Estado termina resolviendo esto militarizando y criminalizando”.

-Algo que llama la atención respecto del juicio a los atacantes de Elías y Gonzalo es que no hay una lectura por parte del Poder Judicial y la investigación sobre la inteligencia que hubo detrás del hecho. Sabemos que ingresaron en un contexto de militarización, donde la Policía no dejaba ingresar a nadie.

-Es real que no hubo un intento de ir un poco más allá sobre la cuestión intelectual de quién, cómo y por qué entraron a matar. La misma fiscal Betiana Cendón dice que entraron a matar, porque si no entras a matar y estás con un arma, y de repente ves gente, lo primero que haces es bajar el arma, demostrando que no buscas consecuencias por tener un arma en la mano, pero lejos de hacer eso, esta gente apuntaba mientras le hablaban.

“Rocco no fue implicado en esta situación de asesinato, aunque los hombres son personas que trabajan para socios de Rolando Rocco, pero queda totalmente impune”.

-¿Cómo ha seguido la tensión con el empresario y los intereses por ocupar el territorio mapuche en Cuesta del Ternero?

-Dentro de todo está siendo una vida tranquila, con ciertos episodios pero con poca relevancia, más allá de que por momentos Rolando Rocco tuvo instancias de merodear, de enviar gente a sacar leña, o molestar cuando se va a buscar señal en la Escuela de Cuesta del Ternero para comunicarse. Comparado con lo que fue el retén policial, Rocco y la judicialización, es un vida tranquila.

-¿Ustedes sienten que podrán recuperarse de los episodios traumáticos como el asesinato de Elías?

-Yo no sé si alguna vez te recuperas de un asesinato, porque sabemos dónde estamos, que es un territorio en conflicto. Es algo que una piensa mucho, sobre todo con otras pu lamngen, el cuidado de las palabras, de lo que decimos, porque algunas veces planteamos, sobre todo cuando estamos en un momento de reafirmación territorial, que estamos dispuestas a dar la vida por el territorio y el Estado lo toma muy literal, va y mata. Pero después atravesar eso no es sencillo, osea, cuando “apareció” el cuerpo de Santiago Maldonado, yo estuve junto a Sergio Maldonado esperando que lleguen las personas vinculadas a la policía criminalística, y la verdad es que no es un momento agradable, y eso va calando en la psiquis, en el corazón, en la vida de uno. No es algo gratuito y fácil de llevar en la memoria.

Con información de Revista Cítrica.

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

Te puede interesar

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.