Activismo puto-punk, semblanza de Ioshua y su poesía

La birra y los excesos, la pobreza y la putez. El punk y la poesía hecha con las tripas con el conurbano como territorio. Todo eso y más era Ioshua. En el mes del orgullo, que tanto necesita de figuras como Ioshua, que señalen al poder y le escupan en la cara recordamos al poeta en otro aniversario de su partida.

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 3 minutos de lectura

“Los pibe de mi barrio”

Los pibe de mi barrio andan en cueros cuando hace calor.
Alardean la piel morocha, el cuerpo flaco y endurecido, la boca grande y la lengua bruta.
Los pibe de mi barrio andan de gira todo el día.
Tomando cerveza, fumando porro, junando la esquina y hablando giladas.
Los pibe de mi barrio son hermosos.
Machitos, reos, negros cabeza, guachines con el corazón que les patea a lo bruto y a lo feroz.

Ese es el corazón negro, bien negro y cabeza, que los pone de gira todos los días.
Esos, esos son los cuerpos endurecidos al palo en la esquina que andan en cueros cuando hace calor. Esos, esos son los pibe alardeando la piel morocha y el aliento de cerveza.
Esos, esos son los pibe feroces de mi barrio. Los que amo.

Renombrarse Ioshua fue el primer paso para abandonar una infancia atravesada por los malos tratos. Aquel calvario de juventud cuando todavía se llamaba Josué Manuel Belmonte tuvo como escenario "el último cordón del conurbano". Ioshua nació en Haedo pero se crió en Merlo, a los 11 años su progenitor le partió la columna de una paliza, lo que le generó problemas de por vida.

Nunca dejó de habitar el margen. Incluso cuando por peso propio se ganó la admiración del caretaje mainstream de CABA en el ámbito de la poesía. Antes -y durante- pasó por mil ferias de fanzines, recitales de punk conurbano, aquelarres donde su habilidad como DJ lo convirtió en alguien reconocido. Recitó su Amor en Bici en tugurios donde todavía vive la buena prosa y la poesía hecha con las tripas. La única buena, al fin.

En 2006 despunta la Feria del Libro Independiente y Alternativa y arranca una gira interminable por El Emergente, el Centro Cultural Pachamama y otros espacios autogestivos y populares del centro porteño. En 2009 Pija, Birra y Faso lo consagran. El fenómeno del pibe morocho, pobre, puto y poeta despliega un efecto adictivo para la escena de la poesía argentina en el final de la primera década del dosmil.

La biografía de Facu Soto sobre la vida de Ioshua insiste en algo que muchos testimonios de amigues ratifican: era un ser de una sensibilidad extraordinaria, que podía ser la persona más dulce del mundo o convertirse en alguien realmente insoportable. Un personaje torturado por los fantasmas de una infancia llena de abusos, una adolescencia llena de excesos y una incertidumbre cuyo único bálsamo era su obra. La poesía, la pija, la birra y el faso.

Un día como hoy de hace 7 años, sus amigos escribieron esta esquela para despedirlo:

“El frío y el SIDA se llevaron el martes a otro amigo. El poeta punk y gay, el que le cantó tan dulcemente a la promiscuidad, el que irritó nuestros prejuicios más escondidos, el que se crió en la calle desde chiquito. Se fue luego de estar varios días con fiebre alta y dolor, en Merlo, dejándonos otro hueco grande. Una lástima, hermanito huérfano, tus ganas de vivir vencían casi siempre al cuerpo que te encarcelaba, pero ya no se pudo más. Gracias por todo lo que nos brindaste: tu poesía y tus abrazos, tu desfachatez y tus libros, tu punkitud y tu libertad. Fue bello haberte conocido, es doloroso ya no volver a verte”.

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram