El Champaquí no tiene peajes: ¿qué hay detrás de la privatización del cerro más importante de Córdoba?

Desde diciembre de 2023, miembros de la autodenominada reserva “Somos Champaquí” buscan imponer un derecho de paso a quienes circulan por los caminos ancestrales que conducen al filo del cerro.

Una preocupación crece en el faldeo del Champaquí, que con sus 2.790 metros de altura sobre el nivel del mar, es el punto más alto de las sierras cordobesas. Desde diciembre de 2023, miembros de la autodenominada reserva “Somos Champaquí” buscan imponer un derecho de paso a quienes circulan por los caminos ancestrales que conducen al filo del cerro. Esta situación, ha sido vivenciada por varias personas que intentaron subir la montaña por el acceso oeste en el valle de Traslasierra, más específicamente por el paraje Los Molles, ubicado a 4 km de Villa de las Rosas.

No es novedad el intento de sectores privados por limitar el acceso a las montañas. Tampoco que el derecho a la propiedad privada busque imponerse sobre los derechos comunes, en particular en este tiempo que corre, declarado por decreto como “año de la vida, la libertad y la propiedad” por el recientemente electo presidente de la Nación, Javier Milei.

Bajo las figuras de “fundaciones” y “reservas”, con intenciones supuestamente de “preservación” y “conservación” se limitan y privatizan cuencas hídricas y se suman nuevos cercamientos a los territorios. El ejemplo paradigmático en Córdoba, es el del cerro Uritorco en Capilla del Monte, considerado “maravilla natural” provincial y atravesado por una larga disputa entre la comunidad local y la familia Anchorena que cobra a las personas que quieren ingresar al sector.

Foto: Débora Cerruti (@debo.cerutti)

“Ninguna posesión puede justificar desde lo legal el impedimento del derecho de acceso a la naturaleza. Seas morador del valle o turista, esto nos afecta a todxs”, manifestó en un comunicado la Brigada Comunitaria La Champa, que desde 2021 lleva adelante acciones de cuidado del monte nativo, así como combate en incendios forestales. Dicha organización remarcó que desde 2020 existen dos leyes, una a nivel nacional y otra provincial (la 27.665 y 10.771 respectivamente) que consideran el montañismo como actividad deportiva recreativa excluida de pago alguno. Por ende, cualquier persona que decida caminar por la montaña debería poder hacerlo sin pagar. Así de simple.

Desde los refugios de montaña que se encuentran en el Champaquí en su ladera oeste, también manifestaron su preocupación por la continuidad del paso libre. Desde Puesto Muyu afirmaron:

“A quienes vivimos aquí arriba, no nos parece que está bien cobrar. De hecho, es ilegal porque es un camino ancestral, es un camino de servidumbre de paso. Tenemos 3 servidumbres, incluso 4 para llegar al otro lado del filo. Imagínense que si todos quieren cobrar peaje sería inaccesible”.
Foto: Puesto Muyu (@puestomuyu)

Por su parte, desde el refugio Vaikuntha, dieron a conocer un comunicado donde afirmaron: “muchos jóvenes excursionistas, ya debilitados por una difícil situación económica, han tenido que regresar al no poder abonar este pago que con gran insistencia fue solicitado por el personal de Somos Champaquí”. Se trata de un monto de 3.000 pesos que es nombrado como “bono colaboración”. Sin embargo, varios testimonios que atravesaron la casilla de la entidad en cuestión, manifestaron la insistencia en el pago de parte del personal involucrado.

Esta situación, pone en estado de alerta a la comunidad transerrana. Si bien aún no ha habido ninguna manifestación pública de parte de las autoridades gubernamentales, sectores de la población local se encuentra en tratativas para que el Honorable Concejo Deliberante de Villa de las Rosas, haga vigente una ordenanza donde se vele por el fomento al acceso a las montañas de manera libre y gratuita.

Foto: Débora Cerruti (@debo.cerutti)

Finalmente, vale decir que existen interrogantes más profundos vinculados a lo que implica la privatización y cercamiento del Cerro Champaquí, que es parte de la Reserva Hídrica Natural Pampa de Achala, área de aproximadamente 155 mil hectáreas, de donde nacen los ríos y arroyos serranos, cursos que derraman tanto en la pendiente oriental como occidental, dando vida a la biodiversidad del monte cordobés y poblaciones que viven de estas fuentes de agua.

¿Quiénes manejan los recursos? ¿A quiénes favorece la presencia de reservas y fundaciones en territorios de uso común? ¿Qué sucede cuando el Estado se ausenta y deja todo en manos del sector privado? ¿Cómo se controlan las actividades extractivas en las sierras? Quedan estas preguntas abiertas, para aportar al debate en torno a los bienes comunes y el acceso libre a los territorios que son espacios de caminata para quienes viven hoy y fuente de vida para las futuras generaciones.

Investigadora posdoctoral de CONICET. Fotoperiodista feminista. Sus trabajo se tejen en torno a los extractivismos, la injusticia ambiental y las luchas territoriales por el agua.

Te puede interesar

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.