Tambores de guerra, golpes de estado y banderas rusas en el corazón de El Sahel

El golpe de estado en Níger culmina una serie de levantamientos militares de espíritu y retórica anticolonial y antiimperialista dirigidos por sectores nacionalistas de las Fuerzas Armadas de varios países de El Sahel. Banderas francesas quemadas y banderas rusas al viento dibujan un contraste en el que las potencias del mundo se juegan más de lo que están dispuestas a reconocer. Suenan los tambores de guerra en uno de los países más empobrecidos y a la vez ricos del mundo.
Foto: Mahamadou Hamidou/REUTERS

El Sahel es un cinturón territorial de más de 5000 km que recorre el centro-norte de África uniendo el Océano Atlántico con el Mar Rojo. En esta zona geográfica están ubicados los países de Mauritania, Burkina Fasso, Chad, Níger, Sudán, Nigeria, Eritrea y Etiopía. Una seguidilla de golpes de estado y guerras civiles han recorrido varios de esos países cuyo emplazamiento geográfico estratégico y cuyo valor minero y energético resulta clave para las principales potencias del mundo.

El último territorio en sumarse a la ola de inestabilidad política y alta tensión diplomática fue Níger, donde la semana pasada una junta militar encabezada por el general Abdourrahmane Tiani derrocó al presidente Mohamed Bazoum, que se encuentra detenido e incomunicado desde entonces. Tras el golpe se realizaron grandes manifestaciones en Niamey, la capital del país, a favor y en contra de la asonada militar.

Otro de los cabecillas más importantes de la junta militar que es el general Barmou, considerado en Washington como un aliado, ya que recibió formación en la base de Fort Benning, en el estado de Georgia, y en la National Defence University de Washington. Un general estadounidense que dirigió las fuerzas de operaciones especiales de EEUU en África, señalaba al periódico New York Times: “Estoy decepcionado y sorprendido. Barmou era uno de los líderes militares africanos más competentes y capaces con los que he trabajado”.

A la derecha, Abdourrahmane Tiani con la junta militar en un masivo acto en estadi oen Niamey tras el golpe. Foto: Mahamadou Hamidou/REUTERS

El principal organismo que encabeza las negociaciones con la junta militar es la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), un organismo que integra a los principales países del Sahel y del centro norte del continente africano, que mantiene sin embargo una fuerte influencia pro europea y pro estadounidense en su política para con los estados africanos.

La primera medida de la CEDEAO tras conocerse el derrocamiento del presidente Bazoum fue la imposición de sanciones que restringen el envío de alimentos y medicamentos a Níger, así como el corte parcial del suministro eléctrico (que depende en un 70% de países vecinos), la suspensión total de operaciones bancarias y financieras. Las sanciones han sido calificadas como un auténtico asedio a uno de los países con mayor inseguridad alimentaria y peores índices de desarrollo humano del mundo.

A pesar de las sanciones y de las repetidas amenazas de intervención militar de la CEDEAO, la junta de Níger se niega a restituir a Bazoum en la presidencia y recientemente ha sumado el apoyo militar de las Fuerzas Armadas de Burkina Fasso y Mali, dos países donde también se produjeron sendos golpes de estado en 2021 y 2022. Esta vez enviaron una delegación al país para mostrar “la solidaridad de los dos países al pueblo hermano de Níger”. Ambos vecinos declararon abiertamente que cualquier intervención armada impulsada por la CEDEAO será considerada una declaración de guerra contra ellos.

Ciudadanos de Burkina Faso con fotos de los golpistas Assimi Goïta y Paul-Henri Damiba celebran el golpe de Estado en su país el 25 de enero de 2022. SOPHIE GARCIA (AP)

Uranio, carbón, oro y más

Un elemento central para entender qué hay detrás de la crisis política en Níger tiene que ver, cómo no, con sus recursos naturales, disputados por las principales potencias globales. La nación saheliana es uno de los más grandes productores de uranio a nivel mundial, y se destaca como uno de los proveedores principales de este elemento para la Unión Europea, especialmente para Francia.

Níger produce el 5% del uranio mundial, lejos del 46% que aporta Kazajistán. Con todo, Níger es uno de los mayores productores de uranio en el mundo, además de tener una importancia clave para Europa, dado que el Viejo Continente es uno de los principales clientes de Níger en este mercado. Su riqueza en uranio se encuentra principalmente en la región de Agadez.

Níger también ha experimentado un aumento en la exploración y producción de petróleo, especialmente en la región de la cuenca de Termit-Ténéré. Además del uranio y el petróleo, tiene reservas de oro, carbón y otros minerales que también atraen a inversores y mineros.

Fuente: RT

Tambores de guerra

Los principales simpatizantes del levantamiento militar sostienen que se trata de una gesta patriótica y anticolonialista, especialmente contra la antigua metrópoli de Níger, Francia, que mantiene importantes negocios mineros y petroleros en la zona, además de una fuerte influencia cultural. Los manifestantes pro golpe quemaron banderas francesas y emplazaron a las autoridades y diplomáticos del país galo a salir de Níger pocas horas después del derrocamiento del presidente Bazoum.

Al mismo tiempo que el espíritu anticolonialista se apodera de la retórica golpista, durante los últimos días se pudieron ver flameando banderas rusas entre los simpatizantes del alzamiento. Horas después de anunciarse las sanciones económicas y alimentarias de la CEDEAO, Moscú anunció que donará 50.000 toneladas de grano y 25.000 de fertilizantes sin coste alguno a Nigeria.

Aunque no existe ninguna evidencia de Rusia se encuentre detrás de la seguidilla de golpes de estado que atraviesa el Sahel, sino más bien un genérico resentimiento antieuropeo, la sombra de los ejércitos privados de Wagner planea por todo el territorio. Mercenarios de la polémica firma rusa han desembarcado en varios países del Sahel desde hace años, a cambio de derechos especiales de explotación de recursos naturales en países como Mali o Sudán. En cualquier caso, las banderas rusas abundan por Niamey. También es cierto que las relaciones entre los estados africanos y Rusia se puede rastrear desde, al menos, los años de la Unión Soviética.

Por otro lado, varios analistas internacionales han advertido de que el caos político podría hacer retroceder una lucha en la que Estados Unidos y la UE han invertido cientos de millones en los últimos años: el combate contra los grupos extremistas islámicos. La lacra del yihadismo sigue siendo una realidad en el Sahel que se cobra anualmente cientos de víctimas en Burkina Faso, Malí y Niger.

Tanto la UE como la CEDEAO insisten en que, de no encontrarse una solución pacífica que devuelva al presidente Bazoum al poder, Níger “debería tomar muy en serio la amenaza de una intervención armada”.

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

Te puede interesar

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.