Milagro Sala y una persecución que ahoga su salud

Milagro Sala se encuentra internada por un cuadro de trombosis venosa profunda en San Salvador de Jujuy. Según su Equipo de Salud está estable, pero no exenta de mayores complicaciones. A pesar de encontrarse en una situación delicada la persecución político-judicial de base empresarial no se redujo, sino al contrario. La visita de Alberto Fernández reanudó la discusión, incluso avalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de intervenir el Poder Judicial de Jujuy, cooptado por los intereses de Gerardo Morales, acusado de responder a la Familia Blaquier. En concreto, la cuestión es que si Milagro Sala es presa política, la situación debería resolverse políticamente.

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 6 minutos de lectura
(Imagen: Radio Gráfica)

Después de que le diagnosticaran un cuadro de trombosis venosa profunda, Milagro Sala fue internada en el servicio de terapia intensiva de la clínica privada Los Lapachos, en San Salvador de Jujuy. Según el Equipo de Salud que lleva a cabo su seguimiento, Sala se encuentra estable clínicamente aunque "no está exenta de mayores complicaciones que pueden surgir en cualquier momento producto de su cuadro patológico de base".

Debido a que la referenta se encontraba detenida con prisión preventiva en su hogar, a pesar de atravesar un cuadro delicado, en la Clínica se encontraba con custodia policial armada, hecho que desde el mismo Equipo destacaron "configura una situación amenazante, de violencia psicológica y simbólica, de acoso y hostigamiento que impacta clara y directamente en su salud psíquica...". Por este motivo, el grupo de abogados de Sala solicitó se revoque dicha custodia, lo cual fue concedido.

Presa en Jujuy, el laboratorio del lawfare

Tanto el Equipo de Salud de Sala como el equipo defensor coinciden en que, al encontrarse complicada de salud, esto se agrava al estar privada de su libertad y ser más accesible al hostigamiento institucional. En este sentido, ayer se difundió un Comunicado urgente sobre la situación de Milagro Sala, que explica que un agente del Servicio Penitenciario ingresó a la Clínica sin anunciarse y agredió a Milagro mientras dormía. Según trascendió, el agente pretendía entregarle una cédula de notificación, que amplía su condena hasta el 21 de junio de 2024. La notificación ya había sido acercada al equipo defensor el pasado viernes, pero también la llevaron al domicilio de Milagro y luego a ella personalmente estando internada.

“El juez pretende computar una condena de dos años (que Milagro Sala ha cumplió) a partir de ahora. En cualquiera de las lecturas posibles, la pena está cumplida (...) La sentencia de condena, además, se encuentra en revisión ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

La situación judicial de Milagro es compleja. Hoy suma 8 causas judiciales (los llamados carpetazos) y es considerada víctima de lawfare por parte del Poder Judicial de la Provincia de Jujuy que ha sido "colonizado" por el gobernador Gerardo Morales, quien es visto como "títere" de la Familia Blaquier, una de las más poderosas de Argentina, dueña del Grupo Ledesma y responsable de los Crímenes de Lesa Humanidad ocurridos en los sucesos conocidos como La Noche del Apagón o El Apagón de Ledesma.

A su vez, Sala continúa con prisión preventiva luego de haberse cumplido el plazo de 3 años permitidos para esta figura penal (sin una condena específica) y la pena de 3 años y medio de prisión en el marco de la causa por un escrache a Morales en 2009 -en el cual ella no participó-, a la cual el juez fue sumando meses de condena, agravando la pena y prolongando la estadía de Sala en prisión.

Frente a estas arbitrariedades contra la dirigente, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se viene pronunciado desde 2017, instando al Estado argentino a "proteger su integridad física y psíquica a partir de la persecución judicial y política de la que es víctima en la provincia de Jujuy".

Por su parte, Fernando Gómez, abogado del Frente por la Liberación de Milagro Sala, destaca que la persecución hacia milagro sucede ya que 'La Flaca' junto a la organización Tupac Amaru representan una amenaza para los Blaquier por sumarse a denunciar, junto a organizaciones de Derechos Humanos, los crímenes durante la última dictadura argentina en Jujuy.

“...(a Gerardo Morales) no le importa que Milagro Sala no tenga una condena firme y es por decisión de un sistema judicial en la Provincia de Jujuy que está colonizado por la voluntad política de Gerardo Morales y por la decisión que antes tomara la Familia Blaquier”.

Fernando Gómez, abogado del Frente por la Liberación de Milagro Sala en la TV Pública

Si bien Gerardo Morales se ha pronunciado en contra de la politización de la causa de Milagro (ya que para él se supone que confiere a una problemática de orden judicial) a raíz de la internación él mismo afirmó:

“Que se mejore, pero para seguir cumpliendo la condena en una cárcel común”.

Según el mismo Gómez, esta afirmación de Morales se enmarca en la estrategia que mantiene el 'frente de persecución contra Milagro Sala' de hacer que vuelva a cárcel común como próximo objetivo, una acción que iría en contra de la medida provisional de la CIDH. A la cabeza de esta operación se encuentra el jefe de fiscales Sergio Lello Sánchez -conocido como "el ariete" de Morales contra Sala- con un rol operativo como el de Ekel Meyer, encargado del operativo que en 2016 puso a Milagro en prisión cuando era ministro de Seguridad de Morales, actual juez en la Corte Suprema de Justicia de Jujuy por designación de... Morales.

(Sergio Lello Sánchez, jefe de los fiscales de Morales. Imagen: El Cohete a la Luna)


Cabe destacar que como encargado del Ministerio Público de la Acusación -órgano ejecutivo creado en 2015 por el propio Morales- Lello Sánchez ha sido denunciado en dos ocasiones por violencia laboral y de género por persecución, acoso y misoginia. Debido a estas denuncias, la Multisectorial de Mujeres de Jujuy ha realizado movilizaciones donde exigieron que se lo revoque del cargo al que continúa atornillado.

La visita del presidente

Entre la persecución político-judicial y su complicación clínica, Milagro Sala recibió la visita del presidente Alberto Fernández, lo cual generó un amplio repudio de distintos sectores opositores y conllevó que el propio Morales firmara una "Carta abierta" dirigida al presidente.

Tras su visita, Fernández remarcó "lo indebido de su detención y lo irregular del proceso" y le pidió "a los jueces de Jujuy y a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que por favor dejen de lado las teorías y doctrinas que se difundieron en los años del Gobierno anterior al nuestro", en referencia al lawfare ejercido durante el gobierno de Mauricio Macri, con fuerte influencia en Jujuy.

(Imagen: Alberto Fernández)

Pero a pesar de mostrarse crítico y preocupado por la situación de Milagro, es de remarcar que Fernández en ninguno de sus pronunciamientos se refirió a ella como 'presa política', al fin y al cabo lo que más estaría impactando en su integridad. A su vez reanudó los debates y exigencias por la intervención del Poder Judicial de Jujuy a través del Congreso de la Nación, una propuesta que viene siendo planteada por organismos de Derechos Humanos y sectores del oficialismo, por ejemplo por parte del senador nacional Oscar Parrilli; lo concreto es que si Milagro Sala es presa política la situación debería resolverse políticamente y no quedar a la buena voluntad de un Poder Judicial cooptado.

Comunicado urgente sobre la situación de Milagro Sala

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram