"El 24 de marzo se ha convertido en un espacio de convergencia de las diferentes luchas"

Entrevista a María Ana González Villar, fundadora de H.I.J.O.S La Plata, Secretaria de Derechos Humanos de la Facultad de Trabajo Social-UNLP, hija de Alberto González Villar y Adriana Casajús, militantes desaparecidos de Montoneros

En el marco del 48º aniversario del último golpe cívico militar, Enfant Terrible dialogó con Ana Gonzáez Villar, fundadora y militante de la agrupación H.I.J.O.S La Plata, Secretaria de Derechos Humanos de la Facultad de Trabajo Socia de la Universidad Nacional de La Plata (Buenos Aires) e hija de Alberto González Villar y Adriana Casajús, militantes desaparecidos de la agrupación revolucionaria peronista Montoneros.

-¿A qué crees que se debe la pasividad de la militancia "nacional y popular" en este último año frente a la profundización de los hechos de violencia política de la ultraderecha en las calles y en el gobierno?

No se si hay una pasividad de la militancia popular. Creo que lo que hay es un gran quiebre pos pandémico, que también está afectando al resto del mundo y el negacionismo ante lo que fue la amenaza de la muerte por una enfermedad contagiosa, trajo consecuencias que aún nos cuesta evaluar. Pero en cien días de gobierno, ha habido respuestas. De todos modos, lo que si hay es una falta de representatividad política, que aún no está pudiendo acumular el cimbronazo de un ajuste feróz.

-¿Cómo ves este particular 24 de marzo? ¿Cuáles son los desafíos de estar en la calle este domingo?

El 24 de marzo se ha convertido en un espacio de convergencia de las diferentes luchas. Creo que este, más que nunca, será un espacio contenedor para todas aquellas personas que quieran manifestarse y oponerse a un proyecto que disfruta del dolor al que están sometiendo a nuestro pueblo.

Confío en que nuestro pueblo aún tiene memoria y ejemplos de lucha. Lo único que puede hacer de respuesta a tanto avasallamiento, es la organización. Y como tal, es un camino difícil, pero nada puede cambiarse en soledad. En los 90 también veníamos de un proceso desarticulador, en lo social, como fue la dictadura, y sin embargo hubo organización y lucha. Tal vez, en ese sentido, la pandemia se parezca a eso, por el miedo y la soledad a la que nos vimos expuestos durante dos años, para salvar nuestras vidas. El futuro no existe, se construye, y esa es nuestra tarea. Reivindicar la militancia y la organización colectiva como herramienta de transformación.

-¿Qué es lo que más reivindicas de la tarea de tu madre y padre?

Reivindico de esa generación, que a pesar de haber transitado la mayoría de su vida, sin conocer la democracia, con el principal partido político (el peronismo) proscripto y diferentes golpes de Estado, se organizaron y fueron capaces de imaginar un mundo más justo. Les dijeron subversivos, de modo despectivo, y ese concepto, no es más ni menos que intentar cambiar el orden establecido. Ese orden era el autoritarismo y la entrega de nuestra patria. Estuvieron decididos a ser protagonistas de la historia. A pesar de la tremenda derrota que significó el genocidio, dejaron un legado que es parte fundamental de nuestra historia y es por eso que siempre la intentan borrar.

Técnico y profesor en Comunicación Social (UNC). Periodista. Guevarista y peronista.

Te puede interesar

La Universidad Provincial lanza nuevas tecnicaturas en el marco de su regionalización

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.