Eduardo Longoni: "Sigo sacando fotos, estoy trabajando sobre la estética del peronismo"

"Una mirada honesta" es el film dirigido por Santiago Nacif y Roberto Persano que recorre los más de cuarenta años de fotografías de Eduardo Longoni. De los años del terrorismo de Estado a la represión feroz durante la reforma jubilatoria en 2017, de la Mano de Dios al abrazo entre Mercedes Sosa y Charly García. Las fotos de una época recuperadas en un documental que puede verse hasta mañana en el Cine Gaumont a las 16hs.

Por Santiago Torrado |

🕒 5 minutos de lectura

La foto del Diego encarnando la mano de Dios. La foto de las Madres aguantando palos y gases. La foto de Videla rezando en la Capilla Stella Maris en plena dictadura. La foto de un militante del MTP antes de ser detenido-desaparecido en plena democracia. La foto, al fin, través de la cámara de Eduardo Longoni.

Más de 40 años de fotoperiodismo argentino fueron recopilados en un documental que se estrenó el pasado 3 de noviembre en el Cine Gaumont de Ciudad de Buenos Aires y que se podrá ver hasta mañana miércoles a las 16hs en Rivadavia 1635. "Una mirada honesta", dirigido por Santiago Nacif y Roberto Persano recorre la trayectoria del fotógrafo que retrató los años de la violencia política en Argentina y que charló en exclusiva con Enfant Terrible.

Edu ¿Cómo surgió la iniciativa de hacer el documental?

Un poco de casualidad, como suceden estas cosas en la vida, o por lo menos en la mía. Roberto Persano y Santi Nacif, que son los directores, estaban filmando una película llamada "Los Índalos" basada en la novela de Aurora Sánchez Nadal, que es la madre de uno de los guerrilleros del MTP que participaron del copamiento del cuartel de La Tablada. Yo fotografié aquel evento y una de mis fotos sirvió como documento gráfico para demostrar que el general Arrillaga hizo desaparecer a militantes durante aquel enfrentamiento. A propósito de esa película me hicieron una entrevista y se entusiasmaron viendo otras fotos que hice durante aquellos años.

Para mí fue y sigue siendo una sorpresa. Tener una película hecha sobre mi y sobre mis fotos me parece un poco mucho. Al principio pensé que era una broma y después nos pusimos a trabajar y a pensarla, por supuesto la peli es de ellos, pero trabajamos algunas líneas argumentales en común.

Dialogamos mucho sobre aspectos más íntimos; las fotos que me tomó mi vieja en Mar del Plata cuando era niño y que uso para hacer proyecciones, mi libreta del colegio intervenida con fotos del álbum familiar, mis búsquedas posteriores, -como la idea que tuve de plottear un Falcon verde con mi foto de los militares mirando a cámara-, etcétera.

La violencia política es una parte central de tu obra como fotógrafo y de las coberturas que te tocaron como periodista ¿Qué sentís cuando ves que el clima político en Argentina o en Brasil, por ejemplo, se crispa por momentos?

Si, es verdad que la violencia es constitutiva de mi fotografía. De hecho, la primera foto que me tocó hacer fue un atentado montonero donde intentaron matar a Juan Alemann, que era el hombre fuerte de Martínez de Hoz, en el marco de la Contraofensiva Montonera.

Yo quedé muy pegado en esa fotografía que tiene que ver con la denuncia, con la violencia política, con los horrores de la dictadura, con las primeras rondas de las Madres, pero también sucedió en los primeros años de la democracia, fueron años muy violentos donde hubo nada menos que cuatro levantamientos carapintadas. Cuatro intentos de golpe de estado. También el copamiento de La Tablada donde las Fuerzas Armadas intervinieron con los métodos de la dictadura y desaparecieron a cuatro militantes. Los saqueos, la hiperinflación...

No hago comparaciones con el presente en ese sentido. Creo que hay un "facilismo" en la sociedad tendiente a considerar que "la historia se repite". Yo no creo que la historia se repita. Las circunstancias siempre son diferentes. La violencia política de aquellos años no es la violencia actual.

"El momento actual es un momento de mucha intolerancia verbal con algunas pinceladas de violencia que se vieron sobretodo en Brasil y con el atentado a la vicepresidenta, que aún no está resuelto. En cualquier caso yo puedo hablar de mi fotografía y de esa época sin tratar de volverme un analista del presente"

Cuarenta años de fotoperiodismo dan para muchas fotos ¿Seguís sacando fotos? ¿Qué te interesa ahora?

El 7 de noviembre de este año se cumplieron 43 años exactamente de mi primera nota, esa que te contaba de Juan Alemann. La película empieza justamente contando que, en las jornadas del 18 de noviembre de 2018, mientras se trataba la reforma jubilatoria en Plaza Dos Congresos se desató la feroz represión y en ese momento yo estaba presente. Iba corriendo e intentando saltar una valla me caí. En ese momento pensé que la calle así, con esa violencia y esas corridas ya no era para mí. Tenía 58 años.

"Creo que el trabajo del fotógrafo documentalista requiere de una mirada, una sagacidad, una curiosidad y una velocidad mental para estar ubicado, pero también hay que poner el cuerpo. Hay un momento en el que se vuelve muy difícil seguir poniendo el cuerpo"

En el documental cuento que durante la dictadura yo entrenaba para correr más rápido que la policía. Evidentemente en 2017 ya no corría más rápido que la policía y decidí retirarme de la calle.

Obviamente sigo haciendo fotos. Ahora estoy trabajando en un proyecto más tranquilo, con manifestaciones demás, vinculado a la manera que tiene el peronismo de manifestarse. La estética del peronismo; el bombo, el choripán. Todas esas cosas que lo distinguen de otros movimientos multitudinarios en Latinoamérica y obviamente en Europa.

Después en general fotografío mucho. Siempre estoy con la cámara. Estoy haciendo viajes por Argentina. No me he dedicado mucho al paisaje pero sí hay algunas cosas que me entusiasman. También estoy dedicando bastante tiempo a escribir, armo textos cortos con algunas fotos.

Dicen que sos un tipo inquieto, ¿estás trabajando en otros proyectos?

Si, es verdad. Igual ya tengo 63 y a veces paro porque estoy exhausto de proyectar, de hacer, de ir y venir. Ahora me vine a vivir con mi mujer a las afueras de la Ciudad de Buenos Aires. Igual siempre estoy viendo mucha fotografía, leyendo, viendo cine. También como me interesa mucho la historia sigo queriendo ser testigo de primera mano, aunque como te decía estoy dejando de estar en esos lugares que en otro momento eran muy cotidianos para mi.

Para mí lo importante siempre fue comunicar, decir cosas con la fotografía. En este momento la búsqueda de otros lenguajes para decir me está llevando a la escritura y estoy buceando en eso.

También te puede interesar:

Santiago Torrado

Periodista y fotógrafo. Edito, escribo y leo. No siempre en ese orden.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram