Antonio Berni o el arte de plasmar las carencias populares

La semana pasada se cumplieron 32 años del fallecimiento de Antonio Berni, un artista que abrazó lo popular. Un pintor cuya relación con los pobres, los negros, las putas, los indios, los otros de la tierra, fue el lienzo y acuarela, pero también fue collage, mural, grabado y xolografía. Un artista cuya obra plasmó las injusticias y desamparos de los niños de Latinoamérica y las tristezas y postergaciones de las trabajadoras sexuales en la caracterización de sus dos personajes más destacados: Juanito Laguna y Ramona Montiel

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 2 minutos de lectura

Pintor, muralista, grabadista destacado de las artes pictóricas argentinas, Antonio Berni no dejó ningún aspecto de las artes plásticas sin abordar. Pasó por el lienzo, la acuarela, el collage, el mural, la xilografía, el grabado entre otras. Hijo de una pareja de inmigrantes italianos radicados en Santa Fe a principios del siglo XX, Berni destacó rápidamente por sus dotes artísticas, que perfeccionó en el Centre Catalá de Rosario, donde estudió con Eugenio Roldán.

Tras exponer sus primeras obras en Rosario pasó a vincularse con el grupo Florida, lo que le permitió exponer en Buenos Aires, en una galería que llegó a ser visitada por el entonces presidente Marcelo T. de Alvear. Tras el éxito porteño, la gobernación de la provincia de Santa Fe le otorgó una beca para estudiar en Europa.

Berni es frecuentemente vinculado con pintores como Magritte y Henri Lefebvre, con quienes tomó contacto en la década del 30 y con quienes se introduciría en las lecturas Marx y en la mirada antiimperialista del arte

A su regreso a Argentina, Berni tuvo un encuentro con la terrible realidad latinoamericana y argentina de los años 40. Entonces, al surgimiento del primer peronismo, Berni dio a luz a dos personajes que serían centrales en su obra: Juanito Laguna y Ramona Montiel, el primero era "un niño pobre pero no un pobre niño" al decir del propio Antonio, que veía en aquel desposeído joven, la suma de las miserias y despojos que aquejan a las infancias en todo el continente, pero que llevan dentro de sí, la esperanza y la tenacidad y la voluntad de transformarlo todo con la educación y el trabajo.

Ramona por su parte, encarna la figura de una mujer obrera que, luego de probar suerte en oficios socialmente aceptados, encontró en el trabajo sexual su medio de vida. Todos los aspectos de la historia de Ramona se plantearon desde un comienzo: su infancia, sus padres, su entorno pobre, su iniciación en el comercio carnal, su sexualidad crudamente presentada, los prejuicios y vicios sociales que la acechaban –metaforizados en figuras monstruosas–, sus clientes y protectores. Luego Ramona perdería ciertos rasgos caricaturescos presentes en los ensamblados y xilo-collages iniciales y en pocos años, reasumiría los de la voluptuosa, y en cierto modo inocente, belleza de la novia en La boda, obra ejecutada en 1959 y luego rebautizada por el artista como El casamiento de Ramona.

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram