Oscar González: Rápido, furioso y menemista

El crimen vial de las Altas Cumbres desentrañó el largo prontuario de irregularidades y sospechas que rondan al monje negro del cordobesismo. De médico brillante a operador político en la sombra, el perfil de Oscar Félix González se proyecta sobre los últimos 30 años de la política provincial en la primera línea del poder. Acá un repaso veloz por su trayectoria.

Por Santiago Torrado |

🕒 3 minutos de lectura

Una pieza clave del poder político de la provincia. Arquitecto en la sombra del cordobesismo desde su génesis. Primerísima espada de todos los gobiernos José Manuel De la Sota y de Juan Schiaretti. Oscar Félix González es la figura del monje negro del panperonismo cordobés. A pesar de haber protagonizado algún conato de saltar a la primera línea del poder ejecutivo provincial (en 2003 se presentó como candidato a gobernador por la UCD, en un breve distanciamiento con De la Sota), se podría decir que el ámbito preferido de González han sido siempre los salones donde la rosca abunda y la intriga palaciega está a la orden del día.

Médico cirujano cum laude de formación, digno heredero del menemismo ortodoxo, dueño de un largo prontuario en denuncias por irregularidades en declaraciones patrimoniales y otros escándalos, González encara por estos días lo que seguramente sea su muerte política y quizás, la caída final del último gran alfil del cordobesismo originario.

Un repaso a toda velocidad

Durante los años 90 fue designado Ministro de Comunicaciones por decisión expresa del finito ex presidente Carlos Menem, tras lo cual desarrolló un importante trabajo para garantizar la privatización de la empresa estatal de telecomunicaciones ENTEL.

En 1995, González fue denunciado por el empresario Eduardo García Gómez por una deuda derivada del alquiler de un helicóptero Robinson R44 que nunca fue pagada. Algunos años después al ex presidente de la Legislatura se le trabó un embargo por 60.000 USD en pago por el alquiler adeudado.

El gusto de González por los vehículos de alta gama es solo comparable por su debilidad por los trajes Boggi Milano y los Rólex de oro. Tras ser desplazado como ladero de De la Sota por el acuartelamiento policial de 2013, el escándalo salpicó al entonces legislador por su estrecha vinculación con Jorge Suau, titular de la financiera CBI, que operaba sobre la calle Rivadavia del centro cordobés y que apareció muerto en su vehículo con una caja fuerte con miles de dólares presuntamente provenientes del lavado de activos.

La lista sigue. En 2014 Oscar González encubrió a la cúpula de la Policía Provincial tras el hallazgo de fardos de cocaína y marihuana no declaradas. Ante el cuestionamiento de los medios de comunicación, destacó que se trataba de "droga para los perros", señalando a la división de canes como tenedora legítima de kilos de droga para "entrenamiento".

Pocas semanas antes de protagonizar el crimen vial del pasado mes de octubre, Oscar González fue señalado como responsable de otro grave incidente vehicular. El 9 de septiembre atropelló a una mujer que se desplazaba en patinete eléctrico en las inmediaciones del centro cívico de Córdoba. La víctima, Nazarena Torres quedó inconsciente y fue trasladada al Hospital de Urgencias.

Otra polémica que recorre todo el espectro político es la procedencia del vehículo con el que Oscar González manejaba temerariamente por toda la provincia. El BMW X1 con el que el ex legislador chocó había sido robado en la provincia de Buenos Aires en 2018. Se denunció su sustracción en el Juzgado de Morón y tenía la chapa, la tarjeta verde y el chasis adulterados.

También te puede interesar:

Santiago Torrado

Periodista y fotógrafo. Edito, escribo y leo. No siempre en ese orden.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram