A un año del Atlanticazo: Diálogos antipetroleros desde Mar del Plata

A poco de cumplirse un año de iniciado el conflicto ambiental en Mar del Plata, las asambleas contra las prospecciones petrolíferas Offshore mantienen su estado de alerta y movilización ante la inminente resolución de la Cámara de Apelaciones donde se encuentra -de momento- trabado el conflicto. Hablamos con una de las integrantes del espacio Mar Libre de Petroleras

Por Emiliano Pereira |

🕒 4 minutos de lectura

Mientras la ciudad de Mar del Plata sigue expectante a la resolución de la Cámara de Apelaciones con respecto al fallo que de momento impide el avance de las exploraciones petrolíferas offshore, desde Enfant conversamos con Fernanda, parte de la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras sobre el proyecto en disputa, la lucha de las comunidades costeras y el medio ambiente.

A casi un año del Atlanticazo, la movilización popular que rechazó en las calles la instalación de enclaves petroleros en el mar, la instalación de las plataformas sigue siendo una posibilidad, empujada por fuertes presiones del gobierno y los sectores petroleros. Las comunidades costeras que rechazan el proyecto vienen realizando diferentes jornadas, actividades de difusión, actos, festivales y marchas bajo la búsqueda del rechazo definitivo al proyecto de explotación.

“Es un alivio momentáneo, es claro que la justicia leyó que hay una comunidad resistiendo, hubo una lectura de lo que sucedió en enero y febrero, y lo que siguió sucediendo durante el año: es que hay comunidades costeras organizadas que estamos reclamando y un país acompañándonos con movilizaciones en distintos
territorios”.

Aunque alerta de que “el proceso de intento de avanzar sobre el mar continúa porque más allá de los mensajes verdes y de la publicidad sobre la reducción de consumo de hidrocarburos por la cuestión del cambio climático, el sistema todavía necesita seguir extrayendo estas energías fósiles para sostener la maquinaria de producción y de consumo”, en alusión a las intenciones de avanzar definitivamente por parte de las corporaciones petroleras.

El camino petrolero: un plan al mal desarrollo

“Un plan de desarrollo capitalista basado en la explotación de los bienes comunes, de las personas, las comunidades y que profundiza el saqueo iniciado hace años, nos lo están vendiendo como espejito de colores, de dólares y de una economía exitosa. Sólo es para beneficiar a determinados sectores de la sociedad y eso es lo que se ve cuando se instala este tipo de industria en un territorio como enclave petrolero o minero y otros tipos de industrias con estas características de producción extractivistas”. Un movimiento de lucha siempre convive en la diversidad, en los acuerdos y la heterogeneidad de las ideas, también en los aprendizajes. Y parece que el Atlanticazo no escapa a esta regla:

“En el camino que venimos recorriendo en esta lucha sentimos cada vez con más fuerza que es anticapitalista. Sentimos que no hay alternativa sustentable ni verde dentro del sistema capitalista. No nos representa como sistema social, productivo y económico porque justamente está demostrado que en este sistema se avanza sobre la naturaleza y los ecosistemas cada vez de una manera más extrema, y en realidad nos está llevando al colapso ambiental y social.

Como comunidades tenemos que ir construyendo nuestras herramientas para pensar en qué mundo queremos estar.” Como cada 4 del mes hay actividades, en noviembre fue un festival en una de las plazas
más emblemáticas de la ciudad. Y se realizan en coordinación con asambleas y organizaciones por todo el país y el exterior, desde donde empieza a surgir la inquietud de profundizar en un modelo de desarrollo alternativo.

“En ese sentido es que queremos discutir una transición energética justa, popular y al servicio de la comunidad. No una transición energética que reemplace los hidrocarburos por supuestas energías limpias
pero replicando un modelo extractivista como son los ejemplos de los proyectos de hidrogeno verde en Rio Negro, la energía Nuclear en Zárate y el litio en el Norte.” Vencer la desinformación, la propaganda de falsas ilusiones y el desinterés parece la clave para ganar. Quizás por estos motivos es que “la licitación y la adjudicación de los bloques se hizo sin que la comunidad estuviera enterada”, en referencia a la violación
del Acuerdo de Escazú.

“Todo el proyecto petrolero no es solamente la exploración sísmica o la instalación de plataformas sino que implica mayor tránsito marítimo de buques petroleros, ductos, puertos, refinerías, toda una infraestructura que genera un impacto tremendo sobre los territorios. Y esa información todavía no está”. La participación de la ciudadanía es un esfuerzo que viene estando relegado a la formalidad y la virtualidad “las audiencias no sirvieron para que la población pudiera discutir, entender y opinar. Hoy estamos todavía en un proceso de educación, difusión y conocimiento de la problemática. En una parte de la sociedad está la idea de que el petróleo es lo que hay y que nos da el motor para funcionar, pero en realidad tenemos que empezar a discutir cómo se va reemplazando este sistema petróleo dependiente”

Es en ese sentido que cabe la duda del rol a cumplir de una consulta popular. “Y sí, sería necesario un espacio para poder involucrar más a las comunidades afectadas”. Fernanda, por último, dejó en claro los horizontes y desafíos que tienen por delante desde la Asambleas: “Tenemos que seguir profundizando la conciencia de la comunidad y en las exigencias que hacemos a nivel gubernamental para demostrar que hay un
pueblo organizado que está diciendo que no hay licencia social para este modelo.”

También te puede interesar:

Emiliano Pereira

Sanjuaniñx, estudiante historia y me acuerdo de fechas que no le importan a nadie. Tengo hambre todo el día.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram