Dos disparos, una bala

A raíz del ataque a tiros que sufrió un sector de trabajadores estatales en Neuquén a manos de una patota vinculada al burócrata Carlos Quintriqueo y al gobernador Gutiérrez, Emi Pereira escribe sobre la tercerización de la violencia. De

Por Emiliano Pereira |

🕒 2 minutos de lectura

Instantáneo es el momento entre el disparo de un arma y el impacto de la bala. “Tomá” les grita con odio Pedro Jofré mientras dispara. A Federico Soto, fotoperiodista de San Martin de los Andes, el recuerdo de ese instante no se lo quita nadie. Como tampoco, quizás, el miedo de sentirse apuntado por un mafioso que tira, y tira a matar.

El destino y la mala puntería hicieron que la bala no le pegara, pero sí a una trabajadora que estaba por detrás. Permanece internada con un disparo en la cadera. Nuevamente una patota sindical actúa por orden política, en este caso del intendente Carlos Saloniti y en complicidad de la policía. Señalan también los vínculos de la patota con el jefe de la lista Verde y Blanca de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo, un burócrata muy cercano al gobernador Gutiérrez.

Ayer ocurrió en Neuquén, hace unos días en el centro de Córdoba y unos años atrás en Barracas. La tercerización de la represión es una escena que por recurrente no deja de ser grave y alarmante.

No sabemos lo que habrá pensado Federico en el momento pero sí sabemos que su única defensa fue el derecho a informar, y en un preciso segundo quedó el registro que transforma su memoria en una imagen colectiva que será historia, prueba y condena.

También te puede interesar:

Emiliano Pereira

Sanjuaniñx, estudiante historia y me acuerdo de fechas que no le importan a nadie. Tengo hambre todo el día.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram