En el día de los Humedales hablemos del mercado inmobiliario

Hoy se conmemora el Día internacional para la protección y conservación de los Humedales. Hacia dentro de las fronteras de nuestro país, el 21% del territorio lo conforman estos delicados ecosistemas. A pesar de su importancia, la ocupación de humedales por parte del mercado inmobiliario exclusivo para sectores adinerados sigue en alza. Recuperamos algunos aportes de la geógrafa Patricia Pintos, durante una reunión en la comisión Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 4 minutos de lectura
Fotos gentileza de Eduardo Bodiño para Enfant Terrible

El 2 de febrero de 1971 se celebró en Irán la primer Convención Ramsar para la protección y conservación internacional de los Humedales, importantes reservas naturales de agua dulce de altísima calidad y también funcionan como absorbentes de carbono en la atmósfera, reduciendo la cantidad de gases de efecto invernadero.

En el caso de Argentina, estos entramados de ecosistemas ocupan 600.000 km2 (el 21,5% del país) y también son fundamentales para actividades locales y regionales, económicas y sociales. Además, son el hábitat de especies únicas en el mundo y en peligro de extinción como el Yaguareté. El cuidado de todos estos elementos es un desafío humano y político que choca con los intereses de expansión del "triple lobby": el minero, el agroganadero y el inmobiliario.

La presión de estos frentes ha provocado una creciente reducción y deterioro de los humedales. Se estima que entre 1970 y 2015 hay un 35% menos de humedales a nivel global. De hecho, un triste ejemplo lo tenemos en Argentina, donde entre 2020 y 2021 fueron incendiadas intencionalmente más de 700.000 hectáreas de los humedales del Delta del Paraná.

Fotos gentileza de Eduardo Bodiño para Enfant Terrible

Uno de estos lobbys que crece de manera desmedida y está muy ligado al agroganadero, es el inmobiliario. El asentamiento de los barrios privados sobre los humedales se visibilizó el año pasado por algunos días con la invasión de carpinchos en el famoso barrio cerrado de Nordelta, y este año tuvo una nueva invasión de lagartos overos.

Aunque no sería correcto hablar de "invasión", sino de recuperación de espacios que históricamente les pertenecieron a estas especies. La acción de ocupación ilegítima en realidad le corresponde a los sectores adinerados que costean emprendimientos levantados sin ninguna precaución ni planificación más que la ganancia económica.

Fotos gentileza de Eduardo Bodiño para Enfant Terrible

Un importante atenuante de esta crítica situación, sería una Ley de Humedales como la que por tercera vez consecutiva perdió estado parlamentario en la Cámara de Diputados, luego de que no ingresara en las sesiones extraordinarias de este año por no haber sido tratada a tiempo en comisiones. La única comisión que aprobó la normativa fue la de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano.

Durante las reuniones del 26 de agosto de 2020 en una reunión informativa de la comisión, la geógrafa y subdirectora del Centro de Investigaciones Geográficas Patricia Pintos, realizó una destacada exposición sobre la ocupación con propósitos urbanísticos de los humedales.

"En las últimas tres décadas el urbanismo inmobiliario en humedales ha avanzado sobre estos ecosistemas transformándolos de manera definitiva", historizó Pintos. "Estas acciones desnaturalizan al humedal, modifican sus condiciones de escurrimiento e infiltración, eliminan de plano su oferta de bienes y servicios ecosistémicos, afectan la calidad de los acuíferos subterráneos" explicó, y luego apuntó contra "los fabulosos beneficios obtenidos por las empresas desarrolladoras que compran suelo en humedales a precios marginales, para venderlos luego a valores extraordinarios rodeados de marketing ampuloso en torno a imaginarios de naturaleza prístina que no es tal".

Fotos gentileza de Eduardo Bodiño para Enfant Terrible

"Sólo en Pilar hay 152 barrios cerrados. En la cuenta del Río Lujan en el año 2014 había 66 urbanizaciones con 9.200 hectáreas de humedales afectadas".

Patricia Pintos, geógrafa del Centro de Investigaciones Geográficas

El problema no acaba en los ya asentados barrios cerrados, sino en la creciente tendencia a la utilización de los humedales como atractivos de residencia, sin ninguna justificación más que la exclusividad a la que sólo algunos acceden.

"Nuestro país posee abundante oferta de suelo afectable a proyectos inmobiliarios que hacen absolutamente innecesaria la ocupación de humedales. Esta exclusión no incluye por su puesto a las formas tradicionales de ocupación residencial de las comunidades locales, muy conscientes de su valoración ambiental y respetuosa de estos socio ecosistemas".

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram