#FOTOPERIODISMO

"Justicia" y "basta de gatillo fácil": gritos ante el caso Gustavo Calderón

📷Lautaro Palacios

“Vinimos para que -Paglino- vaya preso y le quiten el cargo, porque mi pareja no es al primero que mata, ya tiene dos asesinatos. Los familiares de estos chicos fallecidos se reunieron con nosotros, dijeron que también los mataron a sangre fría”, expresó Milagros Mendoza a Enfant Terrible y continuó: “Nosotros pedimos las cámaras para que vean que decimos la verdad. Todos los periodistas dicen que Gustavo era un ladrón, eso yo se lo niego, pero más allá de que sea un ladrón no merecía morir así, porque ya estaríamos de gatillo fácil”.

El pasado 16 de febrero, en el barrio La Toma, entre calles Cleto de Aguirre y Pincén, Paglino descargó 13 disparos contra Calderón, terminando con su vida. La fiscal Liliana Copello imputó al policía por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y si bien en un principio estuvo detenido, a las horas Paglino recuperó su libertad, ya que según la fiscal había falta de antecedentes y "no existe riesgo de fuga, ni entorpecimiento a la investigación".

Gustavo tenía 21 años y era padre una bebé de 4 meses. Trabajaba dos veces a la semana en el Programa Potenciar Trabajo y el resto de los días hacía changas de plomería. Milagros lo recuerda como “un chico que tenía muchos amigos, se juntaba con muy mucha gente, era muy sociable. Era un excelente padre, vivíamos por nuestra hija, pero yo ya no lo tengo, mi hija quedó sin padre. Porque vivimos en una villa no nos merecemos que nos maten así, somos personas igual que ellos, tienen hijos, tienen familia”.


searchclosebars
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram