Muertes en el Neonatal: sospecha de encubrimientos y oportunismo opositor

La causa del Neonatal que mantiene en vilo a la provincia evidenció que las autoridades provinciales sabían del caso al menos desde septiembre de 2021. El fiscal de Instrucción ordenó la detención de una joven enfermera aunque las familias siguen sin obtener precisiones sobre qué sucedió exactamente con los bebés fallecidos. La oposición brindó una conferencia acusando al gobierno de encubrimiento y busca sacar rédito político del caso de cara a 2023

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 5 minutos de lectura
Foto: Telam

Tras la fuerte crisis que atraviesa la Provincia por la muerte de cinco bebés y la intoxicación de al menos otros ocho en el Hospital Neonatal "Ramón Carrillo" de Córdoba Capital, el fiscal Raúl Garzón, que lleva adelante la investigación, hizo detener a una enfermera de 27 años, señalada como la principal sospechosa, imputada por "homicidio". Además, hay tres acusados por omisión de los deberes de funcionario público, la exdirectora del nosocomio, Liliana Asís, un jefe de Neonatología y un responsable de la misma área.

Hace casi dos semanas el caso viene conmocionando al país, al tiempo que se sumaron denuncias de mujeres cuyos bebés fallecieron o se enfermaron en circunstancias que aún no tienen precisión, tratándose de niños sanos y sin patologías previas. A su vez, este caso visibilizó la violencia obstétrica sufrida por las madres durante su estadía en el hospital.

Individualizar la responsabilidad

El fiscal de instrucción del caso, Raúl Garzón puso en el centro de la investigación a la joven enfermera oriunda de Río Ceballos de nombre Brenda Agüero, quien desde 2018 trabajó en el Sanatorio Allende y en 2020 se trasladó al Neonatal, atravesando allí el período más intenso de la pandemia del Covid-19. Según la madre de la joven, en diálogo con Cadena 3: “Ese fue su error, quedarse en ese lugar donde pasan tantas cosas” y luego precisó que “su trabajo en el Neonatal es con las mamás, ella se queda asistiendo a las mamás de los recién nacidos" y añadió que “No hay nadie que pueda decir que la haya visto con una jeringa en la mano”.

Las aseveraciones de la madre fueron constatadas por la Fiscalía que dirige Garzón, aunque sí se pudo corroborar a raíz de los testimonios recuperados en los últimos días, que en algunos casos Brenda alzó bebés para acercárselos a las mamás. Por otro lado, la descripción de los compañeros de trabajo de Agüero es que se trata de una persona "dedicada, sumisa y muy trabajadora".

No obstante la detención, las familias de las víctimas no han obtenido una respuesta completa sobre el motivo o momento exacto de los pinchazos con sustancias nocivas que habrían ocasionado las muertes de bebés, ya que no hay registros en las cámaras del hospital, ni testigos que puedan aportar datos; tampoco hay secuestro de jeringas o de ampollas.

Pistas de un encubrimiento

El pasado 15 de agosto, a través de la cuenta de Twitter, el Gobierno de la Provincia anunciaba su intención de constituirse como querellante en la causa del Neonatal. El anuncio no fue bien visto por distintos sectores sociales, de la política, sindicales y periodísticos, acusando al oficialismo de buscar encubrir la investigación y mantener a Agüero como "la enfermera desquiciada" evitando mayor profundidad que pudiera traer consecuencias políticas.

Por lo pronto, el ministro de Salud, Diego Cardozo, se mantiene en su puesto cubierto en la escena por la ministra de la Mujer, Claudia Martínez, quien ofrece acompañamiento a las madres desde el Polo de la Mujer y por Julián López ministro de Justicia y Derechos Humanos, quien acerca las mujeres a Schiaretti y facilita las reuniones.

La "cortina de humo"

Otra de las cosas que se reprocha al Gobierno Provincial, es que habría tenido información sobre las muertes en el Neonatal mucho antes de que trasciendan. De esta manera, desde el Ministerio de Salud habrían iniciado una investigación, sin recurrir al Poder Judicial, así evitando que trascienda a otros ámbitos estatales y corra riesgo de filtrarse.

Exactamente un mes antes de que estalle la olla, el pasado 10 de junio el vicegobernador Manuel Calvo junto a Cardozo, visitaron el Hospital a raíz de una inversión de 72 millones de pesos en aparatología. Ese mismo día, la periodista Mimi Spicher lanzaba una primicia en la Radio Rock and Pop, donde anticipaba que circulaba información sobre una investigación interna en la institución por la muerte de bebés, iniciada en septiembre de 2021.

A raíz de esta información, la colega describía como "cortina de humo" a la visita de Calvo y Cardozo, ya que la investigación había iniciado un casi un año antes. En ese sentido Spicher cuestionó que, apenas un día después de que las muertes tomaran estado público “oh casualidad, ya tienen a la persona responsable de las muertes de (quién sabe cuantos) niños y niñas recién nacidas. ¿Y qué hay del silencio de las autoridades? ¿Cuándo pensaban hacer público esto? Las últimas muertes fueron en JUNIO!”, cuestionó la periodista vía Twitter.

Oportuna oposición

La oposición nucleada en la mesa provincial de Juntos por el Cambio, que en Córdoba contiene a las principales figuras de la coalición como Mario Negri, Luis Juez, Rodrigo De Loredo y Ramón Mestre, aprovechó el desborde del Gobierno para hacer una aparición pública, en papel de repudiar estos tristes hechos. El pasado 16 de agosto realizaron una conferencia de prensa en el lujoso Hotel Amerian, donde se refirieron a los "graves acontecimientos que sucedieron en el hospital Materno Neonatal y que el gobierno de Córdoba ocultó a los cordobeses". Podría decirse que la tardía reacción de pronunciarse una semana después, también coincide con un error de cálculo al centrar sus figuras políticas por sobre el acompañamiento a las familias que tienen como principal punto de encuentro el propio Neonatal.

Esta seguidilla de hechos torpedean las aspiraciones del oficialismo cordobesista, que se centra en la obra pública para mantener su imagen de cara al año electoral 2023, donde los alfiles de Schiaretti intentarán retener el control de la Provincia y el distrito capitalino, hoy a cargo de Martín Llaryora.

Hace un mes, Juan Schiaretti aparecía como uno de los gobernadores favoritos para las presidenciales 2023, pero eso ha quedado bajo la suela de los escándalos. Ya sea por la falta de manejo para con lo sucedido en el Neonatal, días después del histórico ciberataque al Poder Judicial, donde ocurrió el robo de datos de distintas causas, sin poder explicar quién, por qué, ni cómo sucedió, dejando sin funcionamiento al sistema por una semana.

También ingresan aquí las problemáticas de las autovías en Punilla y Paravachasca, que vienen a profundizar la crisis ambiental que atraviesa la provincia. Tampoco hay que descartar la crisis policial por el asesinato de Jonathan Romo, que implicó la remoción de la cúpula policial de Punilla tras el encubrimiento del caso, que a su vez vislumbró las malas condiciones y falta de formación de los efectivos de la Policía de Córdoba.

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram