Qué está pasando en Wall Street: ¿todo lo sólido se desvanece en el aire?

Un grupo de adolescentes hizo temblar el templo sagrado del capital financiero durante la semana pasada. ¿Qué pasa en Wall Street? ¿Qué sucede cuando los apóstoles del libre mercado y la libre competencia piden a gritos la intervención del Estado? El fracaso y la inviabilidad del modelo capitalista demuestran que al final, todo lo sólido se desvanece en el aire

Por Emiliano Pereira |

🕒 4 minutos de lectura

La volatilidad característica del sistema financiero llevó a Wall Street a ser noticia una vez más. En este caso, por la pérdida millonaria de dólares de los principales grupos inversores que intervienen en el mercado especulativo de la bolsa de valores.

Desde el lunes pasado, un movimiento bastante inusual ha ocurrido en el trading comercial de la compra y venta de acciones. Resulta que un grupo de jóvenes de todo el mundo, con sumas individuales poco significativas de dinero, han invertido la lógica en una operación conocida como shorting (compra en corto) y han generado más de un dolor de cabeza en los “peces gordos del mercado”.

¿En qué consiste esta operación? Básicamente en la obtención de ganancias con la apuesta a la caída de las acciones de una empresa. Es decir, cuando las acciones de una empresa bajan, un grupo inversor pide “prestado” parte de sus acciones (a otro grupo inversor que las posee) comprándolas a un valor, con la idea de que en los próximos días el valor de la misma será menor. Por lo tanto, al devolverlas lo hace a un precio menor. Esa diferencia de precio es la ganancia de la operación. Básicamente, es una operación meramente especulativa que apuesta a la caída del valor de una empresa e incluso se encuentra prohibida en numerosos países.

Esta forma de operar es común entre los principales grupos especulativos que intervienen en Wall Street. Sin embargo, no es la única, ya que el ‘rendimiento’ económico tiene un límite, debido a que una acción que cae tiene un piso, no así cuando el valor de algunas acciones suben sin techo.

La ‘ventaja’ de las transacciones en corto es que casi siempre son seguras, ya que es previsible el rendimiento de una empresa que va a la baja. A menos que pase algo peculiar, como por ejemplo que miles o millones de jóvenes de todo el mundo se organicen a través de un foro y de forma premeditada hagan subir la demanda de las acciones de cierta empresa – en este caso, de una compañía de videojuegos-, y por lo tanto, su precio.

Así, las acciones de GameSport crecieron un 300% en cuestión de días. Lo cual significó una pérdida multimillonaria para grupos inversores de peso y una ganancia por demás redituable para quienes se organizaron a través de Reddit y la aplicación comercial Robinhood.

Esta situación generó más de un dolor de cabeza en los principales especuladores financieros de Wall Street y sus carteras. Durante estos días los defensores de la “libre competencia” del mercado financiero pusieron el grito en el cielo pidiendo que intervenga el Estado. Así se procedió al rescate de empresas, incluso violando contratos y leyes que ellos mismos crearon para poder realizar las ventas en corto. El fondo de inversión Melvin Capital Management fue rescatado con más de 2 mil millones de dólares para evitar su quiebra.

Lo ocurrido la semana pasada con Reddit, muestra nuevamente que la única regla general o universal que sigue el capital financiero y de libre mercado es que siempre pase lo que pase y a pesar de todo estará el Estado para salvarlo. Y cuando se habla del Estado, en realidad hay que hablar de los recursos económicos obtenidos mediante la tributación y la producción, entre otras cosas, trasladados para salvaguardar la especulación.  

La volatilidad sobre la que se estructura la ganancia capitalista en el mercado financiero es sumamente explosiva e inviable. No sólo conlleva un aumento en la anarquía de la producción, ya que no puede existir ningún tipo de planificación estratégica si el desarrollo industrial y tecnológico es pensado en términos de ganancia individual con la compra y venta de acciones. Además, y más grave aún, es que sus constantes rescates para evitar el colapso del sistema significan la pérdida de sumas casi inimaginables de dinero, recursos y la consecuencia del manejo financiero como un “casino”. En definitiva, es el aumento de las crisis económicas y la miseria de millones de personas.

Lo épico en todo esto es que jóvenes entre 16 y 20 años en promedio han puesto en jaque, aunque sea por un momento, a Wall Street y sus “peces gordos”. De una forma casi impensada, con la intervención de millones de personas bajo las propias reglas y lógicas del mercado financiero, los especuladores durante esta semana literalmente perdieron. Probablemente en el transcurso de los días cambien algunas disposiciones que permitan controlar la situación. De hecho, el pasado jueves estuvo ‘caída’ la compra de acciones de GameSport. 

Pero en lo concreto, lo ocurrido en estos días evidencia el rechazo de una nueva generación a las lógicas especulativas con la cual se maneja el sistema financiero, sin importar sus consecuencias. Sin dudas, lo de esta semana fue un episodio novedoso que tiene que seguirse con atención. Durante estos días la estructura de Wall Street nuevamente tembló y el "sacrosanto" capital financiero fue profanado por miles de personas de todo el mundo. Ojalá  que también, en un futuro no muy lejano, y todo lo sólido se desvanezca en el aire.

También te puede interesar:

Emiliano Pereira

Sanjuaniñx, estudiante historia y me acuerdo de fechas que no le importan a nadie. Tengo hambre todo el día.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram