La cultura local se prepara para el paro general

Los diversos sectores que componen la multisectorial “Cordobazo Cultural” se preparan para el primer Paro General convocado por la CGT contra el Gobierno de Milei.

La Multisectorial "Cordobazo Cultural" (MCC) convoca a una nueva asamblea abierta para el día de hoy martes a las 18:30 en el Centro Cultural La Piojera (Colón 1559) con el objetivo de seguir construyendo un "plan de lucha" contra el vaciamiento de la cultura promovido en alianza federal por el Gobernador de la Provincia de Córdoba Martin Llaryora y el Gobierno Nacional de Javier Milei.

Hace menos de una semana, 70 localidades en toda Argentina hicieron sonar sus cacerolas contra el vaciamiento cultural que pregona la denominada Ley Omníbus, exhibiendo las graves consecuencias que estas políticas de desjerarquización y saqueo a los recursos autónomos de financiamiento de instituciones culturales generarían en el sector. Es por ello que la próxima parada callejera de la cultura tendrá lugar en el paro general del próximo 24 de enero promovido por la Central General de Trabajadores de la Argentina junto a las demás centrales obreras y diversos actores sociales.

En este sentido, desde la MCC se teje la columna cultural que marchará por la Capital provincial con demandas generales (la baja del mega DNU y la no aprobación de la Ley "Bases para la reconstrucción de la economía Argentina") y específicas con anclaje local como la reincorporación de los trabajadores estatales recientemente despedidos de la Agencia Córdoba Cultura, Teatro Real y Teatro San Martín.

En lo que respecta solo al teatro, Córdoba se ve seriamente afectada, ya que es el territorio provincial cuyo circuito teatral independiente es el más grande del país, contando con 60 espacios que -según la encargada de comunicación de la MCC Bernardina Rosini- "concentran casi el 90% de la producción de las artes escnénicas de Córdoba".

A continuación compartimos el diálogo obtenido desde Enfant Terrible con las y los integrantes de la Multisectorial "Cordobazo Cultural":

¿Tuvo el efecto buscado el primer cacerolazo cultural en Córdoba y en el país? ¿Cómo lo analizan?

La intención era llevar a cabo una acción nacional, conjunta, alineada y contundente. Córdoba y su comunidad artística y comunicacional no podían quedar al margen de esta expresión de rechazo absoluto a las propuestas impuestas mediante el DNU y las que se pretenden implementar con la Ley Ómnibus. Desde la primera asamblea y su significativa concurrencia, estamos organizados y seguimos trabajando en esa dirección. Hoy mismo se llevará a cabo un nuevo encuentro, y extendemos la invitación a que se sumen a este espacio, ya que esto apenas está comenzando. En cuanto a la acción local, el Cordobazo Cultural del pasado miércoles nos llena de satisfacción, no sólo ocurrió en la Ciudad capital sino que se replicó en más de 15 localidades de la provincia. Fue un encuentro con gran potencia, no sólo para aquellos que pasaron y pudieron presenciar esa manifestación llena de música y arte, sino también revitalizador para quienes asistimos y participamos. A esto se suma la articulación a nivel nacional: en el país fueron alrededor de 70 pueblos y ciudades que también se manifestaron en este Cacerolazo cultural.
Venimos de semanas de mucha tensión debido al impacto de las medidas económicas y los despidos en el sector. La posibilidad de cierre de tantos organismos esenciales en el ámbito cultural genera angustia y bronca, y canalizar esas emociones en organización y ocupación de espacios públicos es imprescindible.

Llaryora, aliado de Milei, se reunió con trabajadores de la Cultura y prometió no ajustar sobre el sector. ¿Cómo evalúan tales declaraciones?
En Córdoba, la comunidad cultural se enfrenta a una preocupante situación debido a recientes despidos en el sector estatal, específicamente en la Agencia Córdoba Cultura y el Teatro Real, donde trabajadores con más de diez años de experiencia han sido desvinculados. Aunque se teme que se produzcan más bajas, el foco del reclamo está en la reincorporación inmediata de estos trabajadores. A pesar de la reciente expresión de apoyo del Gobernador al sector cultural, su respaldo al gobierno actual genera incertidumbre sobre las acciones concretas que se tomarán con respecto a los trabajadores de la cultura. Ante esta disyuntiva, desde la multisectorial mantendremos la movilización y el estado de alerta permanente. La comunidad cultural de Córdoba espera soluciones justas y equitativas para preservar los puestos de trabajo y el bienestar de quienes contribuyen al enriquecimiento cultural de la provincia.

¿Cómo se prepara la cultura para adherir al paro general? ¿Hay conversaciones con las centrales obreras?
La multisectorial Cordobazo Cultural adhiere al paro del 24 de enero en rechazo del DNU y la Ley Ómnibus, que afectaría las fuentes laborales de miles de personas en el ámbito de la cultura y la comunicación y afectaría fuertemente las posibilidades de desarrollo del sector. Aún las conversaciones con centrales obreras no se han iniciado, estamos en eso. Hoy, martes 16, se realizará la tercera asamblea del espacio y definiremos las líneas a seguir en este sentido.

¿Cuál es la importancia de la unidad de los distintos sectores de la multisectorial, especialmente en lo que hace a los trabajadores culturales y comunicadores?


Este gobierno propone la privatización de instituciones claves como TV Pública, Radio Nacional y Télam, las cuales en este momento se ven rodeadas de móviles policiales en sus puertas. Además, plantea el cierre de organismos fundamentales como el INCAA, el Fondo Nacional de las Artes y el Instituto Nacional del Teatro, así como la reducción de fondos que aseguran el funcionamiento de las bibliotecas populares. Esta situación de asfixia en dos sectores cruciales, la comunicación y la cultura y el arte, que son fundamentales para la libertad de expresión, la construcción del discurso público y la identidad en los niveles local, regional y nacional, resalta la importancia de defender su rol social, ejerciendo y garantizando la libertad de expresión y la diversidad de opiniones, aspectos esenciales para una sociedad democrática.


A pesar de que nuestros representantes deberían honrar estos valores, lamentablemente, estamos siendo testigos de una creciente promoción del odio, las amenazas y la violencia por parte de las autoridades. Nos vemos obligados a argumentar cuestiones muy básicas, como el aporte de la cultura y la comunicación no solo en lo social, sino también como motor económico. Vernos en la situación de tener que defender, nuevamente, el derecho de acceder al trabajo -ni más ni menos que esto- significa para nuestra sociedad un retroceso enorme en materia de producción de conocimientos, desarrollo cultural y comunitario, y articulación y actualización de memorias históricas; todos estos, elementos fundamentales y transversales en la vida de los pueblos del mundo.


A nivel local, el discurso oficial prioriza temas como la seguridad y la lucha contra el avance del narcotráfico, pero con despidos y achicamiento del Estado, se incentiva el cierre de espacios como talleres de música y arte, murgas y salas de teatro o bibliotecas populares en los barrios; se obstruyen intereses, se desgarra el tejido social y se dinamitan lugares que son refugio y contención, especialmente en contextos de crisis. Los espacios de la cultura funcionan como catalizadores que transforman las prácticas sociales y las experiencias vividas de las personas en circunstancias de vulneración y violencia estructural, en ese sentido, reforzamos la imperiosa necesidad de no sólo mantenerlos abiertos sino impulsarlos aún más.

Foto de portada: Julio Pereyra/Enfant Terrible

Técnico y profesor en Comunicación Social (UNC). Periodista. Guevarista y peronista.

Te puede interesar

El aguante

Bancá el periodismo de base, cooperativo y autogestivo

Para hacer lo que hacemos, necesitamos gente como vos.
Asociate
Cooperativa de Trabajo Enfant Terrible Limitada.
Urquiza 1740 7A, Córdoba.